Browsing Malasia

Conociendo Malasia

Julio1

Nuestras vacaciones de verano últimamente son muy cortas, pero al menos, intentamos que sean intensas. Esta vez decidimos conocer Malasia, más concretamente la isla de Langkawi, de la que nos habían hablado muy bien. Organizarlas nos ha costado sangre, sudor y lágrimas (sangre no, porque no quisimos, pero a puntito estuvimos, jeje).

Como sólo teníamos una semana, decidimos dejamos sólo un par de días para Kuala Lumpur y dedicar la mayor parte del tiempo a Langkawi, con la idea de tirarnos en la playa a hacer el vago y descansar, aunque finalmente pasa lo de siempre, que no da tiempo a hacer el vago cuando hay muchas cosas interesantes que ver y hacer.

Kuala Lumpur nos ha encantado. Como ciudad turística no es gran cosa. Realmente en medio día tienes visto lo poco especial que tiene la ciudad. Pero como nosotros ya no vemos las ciudades con ojos de turistas, sino con los de alguien que se plantea elegir esa ciudad como siguiente destino, nos ha parecido un lugar muy agradable para vivir. Una ciudad ordenada, con un transporte público estupendo, calles limpias y tranquilas por las que pasear, y un montón de sitios donde perderte tomando algo.

Por supuesto, fuimos a ver los edificios emblema de la ciudad, las Torres Petronas.

Sin embargo, no subimos al mirador, ya que en la taquilla nos explicaron que debido a la niebla, no se veía práctimanente nada, y que no merecía la pena pagar la entrada. Así que ni Petronas, ni Torre de Comunicaciones; nos contentamos haciendo fotos desde abajo, e invertimos el dinero ahorrado experimentando en comidas nuevas y en cachimbas!!

Y comprobando que “la roja” levanta pasiones en los rincones más insospechados!

Una de las cosas que más nos ha gustado es la forma de escribir de los malayos. Es muy fácil entenderles, os ponemos unos ejemplos para que lo comprobéis:

Así que al día siguiente, cogimos el
que nos llevaría a Genting Highlands, sin saber muy bien lo que íbamos a encontrarnos allí: una especie de estación de montaña, a la que se accede desde un funicular con unas vistas impresionantes… y en el que estuvimos acompañados por una pareja oriental de lo más encantadora: En los 5 minutos que duraba el trayecto, el marido se las apañó para romper un papel en cientos de pedacitos y tirarlos por la ventana, sacar el cortauñas y hacerse una manicura tirando los trocitos de uñas por todo el compartimento, enjuagarse la boca con una botella de agua y lanzar el escupitajo por la ventana, y sorprenderse porque le llamara la atención

Y al llegar, nos encontramos con esto!!

Todo un macro-complejo en el que había dos parques de atracciones, un impresionante centro comercial-de-ocio cubierto, un par de hoteles de cientos de habitaciones, y todo lo que se te pueda ocurrir!!

Al día siguiente partimos hacia Langkawi, el principial objetivo del viaje. Después de dudar durante unos minutos si alcanzaríamos la isla vivos, debido a las turbulencias (en uno de los saltos nuestras cabezas tocaron el maletero que hay encima de los asientos), finalmente llegamos el lunes a eso del medio día. Por delante nos esperaban 5 días para relajarnos y hacer el vago en las playas paradisíacas que la isla ofrece.

O eso nos creíamos, claro. Al final no paramos ni un sólo día de hacer cosas, madrugando y acostándonos tarde. Visitamos el AquaWorld

Paseamos por Qua, sólo para poder decir con conocimiento de causa que no merecía la pena ir a visitar el famoso monumento de Eagle Square

Hemos recorrido en barca los manglares, una auténtica maravilla de la naturaleza, en pleno corazón de la isla

Y saltando a otra isla, hemos recorrido también el Parque Nacional Kilin, con unos paisajes impresionante.

Hemos alcanzado la cima de la isla a través del Langkawi Cable Car, para llegar hasta el Langkawi Sky Bridge y descubrir que estaba cerrado por mantenimiento, así que no tuve que poner a prueba mi vértigo.

El Langkawi Sky Bridge es un puente de unos 125 metros de longitud, que está situado a unos 700 metros de altura con respecto al nivel del mar. Su peculiaridad reside en ser un puente curvo, suspendido por ocho cables que penden de una única columna, lo que da una sensación de ingravidez que dicen, es increíble.

Y por supuesto, hemos navegado a islas cercanas para disfrutar de pasisajes como estos, haciendo snorkel y soportando los mordiscos (sí sí, mordiscos) de los peces en el Pulau Payar Marine Park.

Tambien hemos visitado la isla Dayang Bunting con su famoso lago “Pregnant Maiden lake”, un lago de agua dulce separado del mar por una estrecha franja de piedra, donde nos dimos un buen baño. Un lugar tan bonito como el camino que recorrimos hasta llegar a él.

Así que lo único que nos ha faltado por hacer ha sido precisamente lo que creíamos que veníamos a hacer: nada. Porque ni siquiera nos han faltado comilonas malayas, algunas realmente deliciosas como esta

Quizás el próximo viaje consigamos nuestro propósito de no hacer nada, aunque, conociéndonos, lo dudamos bastante. Hay demasiadas cosas bonitas por ver e interesantes por hacer; y Langkawi no nos ha dado opción a aburrirnos.

Para el que quiera ver el resto de fotos, las puede encontrar aquí, como siempre.

posted under Malasia, Viajes | 2 Comments »