Browsing Bombay

Bye bye Bombay

Septiembre7

Esta es la entrada que más nos ha costado escribir.

Y es que el tiempo pasa tan rápido que, un día, de repente, estás sentado en el sofá de tu nueva casa y te das cuenta de que ya no vivimos en Bombay. Que ya no comeremos pani puri debajo de casa, ni bajaré a la tienda de los que hablan inglés a comprar magdalenas o a la tienda de la seca a por khakra,  ni a discutir con taxistas por el taxímetro, ni a relamernos ante la llegada a la mesa de un buen plato de chicken tikka o a viajar en un tren con la puerta abierta.

Han pasado 5 meses desde que supimos que nuestra aventura india tenía fecha de caducidad. Y desde el momento en que lo supimos ha sido una contrarreloj para que nos diera tiempo a todo: Vender los muebles y electrodomésticos que no queríamos llevarnos, cerrar la cuenta del banco, organizar la mudanza sin morir en el intento, regatear por una habitación de hotel para los últimos días, visitar por última vez un montón de sitios de los que nos queríamos despedir, y sobretodo, pasar el máximo tiempo posible con todos aquellos que estos años se han convertido en nuestra familia.

India siempre va a formar una parte muy especial de nosotros. En India descubrimos un mundo muy diferente al nuestro con gente muy parecida a la nuestra, aprendimos a disfrutar de los colores, de los olores, de los sabores. Entendimos que las cosas no se hacen sólo de una manera. Conseguimos ser nosotros mismos en otro idioma, y convivir con distintas culturas, religiones y formas de ver la vida.

En India comenzamos a vivir juntos, y en India encargamos algo muy especial que llegará en unos meses.

Muchas gracias a todos los que habéis formado parte de nuestra vida en Mumbai. Ya os echamos mucho de menos. Muchas gracias a los chicos del Consulado por la fiesta de despedida, por la última cena en el Madrás, por haber sacado aunque fuese un momento para despediros de nosotros. Muchas gracias Geet por haber sido nuestro apoyo incondicional estos años, por tus explicaciones y traducciones de las cosas más simples, por ser la catadora oficial de los primeros panes de Jorge, por las partidas de continental en casa, por las interminables conversaciones en el coche de camino a casa o al trabajo. Te deseamos todo lo mejor en la vida que comienzas con Tapan. Estamos deseando veros por aquí!

Y como no querríamos terminar este blog con una entrada lacrimógena, os dejamos como cierre un vídeo que nos encanta de nuestra ciudad.

Bye bye Bombay! See you soon!

posted under Bombay, Despedida | Comentarios desactivados en Bye bye Bombay

Mi gran boda india

Marzo1

No la nuestra, claro, sino la de una amiga. Nuestra primera boda india.

Apenas un par de días tras aterrizar de nuevo en casa, casi sin haber terminado de vaciar las maletas, ya estábamos listos para esta nueva experiencia.

Hay casi tantos tipos de boda como regiones en India. En concreto nosotros asistimos a una boda sindhi. Las bodas hindúes generalmente duran varios días, ya que constan de varios actos, todos igual de importantes.

Los actos comenzaron el viernes por la noche, con la ceremonia del Mehendi y la celebración del Sangeet.

El mehendi es un arte popular que tradicionalmente se le aplica a las novias hindúes antes de la ceremonia de boda. En familias de escasos recursos, el mehendi solía reemplazar la joyería, así que algunas veces los diseños emulaban pulseras y anillos. Hoy los tatuajes de mehendi forman parte de la indumentaria de la novia y los diseños son cada vez más detallistas.

La ceremonia del Mehendi Rat es el ritual que marca la iniciación de la mujer hacia su nueva vida como mujer casada. La novia, previamente, y después las invitadas a la boda que así lo deseen, pueden aplicarse estos tatuajes, los cuales son dibujados por una serie de profesionales contratadas para ello. Evidentemente, los de la novia son siempre los más bonitos y elaborados!
Yo no podía dejar pasar la ocasión, así que me animé a probarlo.

El problema viene después. Mientras los hombres y las invitadas que no se tatúan disfrutan comiendo y bebiendo en la otra sala, tú sales con el mehendi aún húmedo, las manos en alto, y sin poder hacerte con un canapé o una copa de vino!

Menos mal que Jorge siempre está dispuesto a echarme una mano, ya que hay que dejarlo secar durante al menos media hora, y cuando la costra se endurece, ya puedes frotarte las manos para ir eliminándolo, como si fuera barro. El dibujo queda anaranjado, y es al día siguiente cuando queda el color oscuro habitual.

Así que mientras comíamos, bebíamos y nos tatuábamos, llegaron los novios y realizaron el intercambio de anillos, cortaron una tarta y dieron paso al Sangeet: la parte favorita de la mayoría de invitados, y la mía también!

El Sangeet es básicamente un festival de fin de curso, sólo que mucho más elaborado, con más glamour y al estillo bollywoodiense. Desconozco si este fue el caso, pero en muchas bodas indias se contratan coreógrafos que durante las semanas previas practican con los novios y los invitados los bailes que se van a realizar en el Sangeet.

Nosotros no teníamos preparado ningún baile, pero lo compensamos pidiendole al dj canciones españolas entre copa y copa, y foto y foto.

Y en fin, tras dormir unas cuantas (no demasiadas) horas, al día siguiente se celebraba la boda propiamente dicha. Esta vez, en un templo, y para no desfasar, vegetariano y sin alcohol.

La novia estaba guapisima, como podéis ver

Y nosotros al menos lo intentamos. Era la primera vez que me ponía un sari, por lo que necesité la ayuda de un par de chicas para que me ayudaran a vestirme

El sari es básicamente una pieza de tela sin costuras entre 6 y 9 metros de largo y 90 cm de ancho que se enrolla alrededor del cuerpo, dejando normalmente la cintura al aire. Debajo del sari se usa una blusa o top que normalmente es elaborado de la misma tela del sari y una especie de falda llamada peticoat, la cual es la base para sostener los pliegues en su sitio.

Así que una vez vestidos, acudimos al templo para ver la ceremonia del matrimonio.

Y tras la ceremonia, las felicitaciones a los novios y la cena, terminó nuestra primera boda india. Aún quedaba un día mas, para la recepción de los invitados, pero nosotros ya no podíamos más..

posted under Bombay, Curiosidades | Comentarios desactivados en Mi gran boda india

Navidad en Mumbai

Diciembre16

Este año no volvemos a casa como el turrón, ni siquiera el día de la lotería; más bien llegaremos a la vez que las rebajas, justo cuando los buenos propósitos de año nuevo empiezan a flaquear, cuando los niños vuelven al cole y los reyes magos ya han vuelto a oriente…

Así que este año lo de “blanca navidad” lo vamos a sustituir por “navidad con aire acondicionado”, los turrones y polvorones los cambiaremos por barfi y kaju katli, y al menos evitaremos los horribles villancicos cantados por niños con voz de pito que suenan a todas horas por todas partes, ya que aquí eso no se lleva…

Puesto que es nuestra primera Navidad en Mumbai, no habíamos visto todavía a la ciudad prepararse para las fiestas. De hecho, creíamos que apenas se notaría, ya que la comunidad cristiana es minoría respecto a la hindu, pero claro, no contábamos con la globalización y la invasión de modas extranjeras y grandes marcas. A menos de diez días para Nochebuena, muchas tiendas ya tienen este aspecto:

Y claro, un día de pronto me doy cuenta que en nuestra mudanza nunca incluimos adornos de navidad ni nada parecido. Es lo que tiene hacer la mudanza en agosto y con muy pocos días de plazo. Sólo teníamos un pequeño Belén que traje en la maleta el año pasado, y un par de bandejas de plástico. Muy triste.
Para Jorge no suponía un gran problema, ya que no es amante de las decoraciones navideñas, si acaso sólo del belén, pero en mi caso, decorar la casa con árbol, belén, espumillón y mil chorraditas ha formado parte de la tradición familiar desde antes que pueda recordar, así que me daba pena perderme todo eso por primera vez.

Y un día de diciembre, paseando por las calles de Bandra, me encuentro con esto:

Una tienda de Navidad!! De adornos de Navidad!!

Así que sin pensármelo dos veces, entro, y esto es lo que me encuentro:

No me lo podía creer… ¡El paraíso de los adictos a la navidad en versión india! He de reconocer que, tras la emoción inicial, y mirando con más detalle, había muchas cosas que se echaban en falta, y algunas otras dejaban mucho que desear, pero puesto que ya me había dado por vencida en cuanto a lo de decorar la casa, no podía estar más contenta!!
(insertar aquí facepalm de Jorge ante mi descubrimiento!)

En fin, con un poco de maña, paciencia y unas cuantas rupias; esto es lo que hemos conseguido:

Incluso Jorge ha hecho un esfuerzo y ha colaborado en el montaje del árbol… ¡Qué bonito es el amor!

Es cierto que decorar el aire vestida con tirantes, bajo el aire acondicionado y sin los villancicos empalagosos que pone mi hermana, mientras mi otra hermana y mi hermano discuten por la estructura del árbol y mi padre se queja de que cada año que pasa el belén cuesta más de montar, es un poco más triste, pero a cambio, es la primera Navidad en la que decoro mi casa con mi chico, y será nuestra primera cena de Nochebuena juntos, así que, ¿qué más puedo pedir?

Pues sí, que nuestro sofá y nuestra mesa estuviese llena de toda nuestra familia y amigos, pero como sabemos que eso es muy difícil, nos conformaremos con los brindis virtuales hasta que volvamos a casa y lo celebremos en persona, pero mientras tanto… Feliz Navidad a todos!!!

« Older Entries