Mi gran boda india

Marzo1

No la nuestra, claro, sino la de una amiga. Nuestra primera boda india.

Apenas un par de días tras aterrizar de nuevo en casa, casi sin haber terminado de vaciar las maletas, ya estábamos listos para esta nueva experiencia.

Hay casi tantos tipos de boda como regiones en India. En concreto nosotros asistimos a una boda sindhi. Las bodas hindúes generalmente duran varios días, ya que constan de varios actos, todos igual de importantes.

Los actos comenzaron el viernes por la noche, con la ceremonia del Mehendi y la celebración del Sangeet.

El mehendi es un arte popular que tradicionalmente se le aplica a las novias hindúes antes de la ceremonia de boda. En familias de escasos recursos, el mehendi solía reemplazar la joyería, así que algunas veces los diseños emulaban pulseras y anillos. Hoy los tatuajes de mehendi forman parte de la indumentaria de la novia y los diseños son cada vez más detallistas.

La ceremonia del Mehendi Rat es el ritual que marca la iniciación de la mujer hacia su nueva vida como mujer casada. La novia, previamente, y después las invitadas a la boda que así lo deseen, pueden aplicarse estos tatuajes, los cuales son dibujados por una serie de profesionales contratadas para ello. Evidentemente, los de la novia son siempre los más bonitos y elaborados!
Yo no podía dejar pasar la ocasión, así que me animé a probarlo.

El problema viene después. Mientras los hombres y las invitadas que no se tatúan disfrutan comiendo y bebiendo en la otra sala, tú sales con el mehendi aún húmedo, las manos en alto, y sin poder hacerte con un canapé o una copa de vino!

Menos mal que Jorge siempre está dispuesto a echarme una mano, ya que hay que dejarlo secar durante al menos media hora, y cuando la costra se endurece, ya puedes frotarte las manos para ir eliminándolo, como si fuera barro. El dibujo queda anaranjado, y es al día siguiente cuando queda el color oscuro habitual.

Así que mientras comíamos, bebíamos y nos tatuábamos, llegaron los novios y realizaron el intercambio de anillos, cortaron una tarta y dieron paso al Sangeet: la parte favorita de la mayoría de invitados, y la mía también!

El Sangeet es básicamente un festival de fin de curso, sólo que mucho más elaborado, con más glamour y al estillo bollywoodiense. Desconozco si este fue el caso, pero en muchas bodas indias se contratan coreógrafos que durante las semanas previas practican con los novios y los invitados los bailes que se van a realizar en el Sangeet.

Nosotros no teníamos preparado ningún baile, pero lo compensamos pidiendole al dj canciones españolas entre copa y copa, y foto y foto.

Y en fin, tras dormir unas cuantas (no demasiadas) horas, al día siguiente se celebraba la boda propiamente dicha. Esta vez, en un templo, y para no desfasar, vegetariano y sin alcohol.

La novia estaba guapisima, como podéis ver

Y nosotros al menos lo intentamos. Era la primera vez que me ponía un sari, por lo que necesité la ayuda de un par de chicas para que me ayudaran a vestirme

El sari es básicamente una pieza de tela sin costuras entre 6 y 9 metros de largo y 90 cm de ancho que se enrolla alrededor del cuerpo, dejando normalmente la cintura al aire. Debajo del sari se usa una blusa o top que normalmente es elaborado de la misma tela del sari y una especie de falda llamada peticoat, la cual es la base para sostener los pliegues en su sitio.

Así que una vez vestidos, acudimos al templo para ver la ceremonia del matrimonio.

Y tras la ceremonia, las felicitaciones a los novios y la cena, terminó nuestra primera boda india. Aún quedaba un día mas, para la recepción de los invitados, pero nosotros ya no podíamos más..

posted under Bombay, Curiosidades

Comments are closed.