La vida sigue (igual)

Marzo21

Parece que fue ayer cuando viajamos a Vietnam y Camboya, y cuando te quieres dar cuenta, han pasado ya unos cuantos meses. Nuestra aventura india hace ya tiempo que dejó de ser una aventura para convertirse en la rutina diaria, y mientras pasan los días, semanas, meses, te da la sensación de que no ocurre nada interesante. A veces los días aquí se resumen en esto:

Sin embargo, echando la vista atrás, no todo han sido atascos y aburrimiento.

Hemos tenido la visita del Rey, que convirtió durante semanas en una locura la vida de todos los que tuvimos algo que ver en la organización de los actos.

No mucho después, aprendimos lo que significa literalmente la expresión bandh day con el luto por el fallecimiento de uno de los más importantes dirigentes de Mumbai, que en cuestión de horas, hizo que la ciudad cerrase por completo tiendas, restaurantes, cines, farmacias, buses, taxis… Durante tres días en los que tuvimos que apañarnos con lo que hubiese en la nevera.

Pero también han pasado cosas buenas, como volver a casa por navidad (como el turrón). Con parada incluida para dar un paseo por Londres antes de llegar a Valencia.

Y como no, disfrutar de la familia, los amigos, mi Valencia del alma, cafés con leche y tostadas, los antiguos compañeros de curro, las calles empinadas de Alcoi, copas a precios razonables, torràs, nochevieja, bañera para dos, casa rural de ensueño por sorpresa, tapitas, el día de reyes; y todas esas cosas que se echan tanto de menos cuando estas tan lejos…

Y volver a casa otra vez, a nuestra casa india, con todo lo bueno (y malo) que eso supone; como celebrar el regreso al curro con los compañeros

Disfrutar de las vistas, bonitas a veces, desde la ventana del salón de casa

Seguir asombrándote con el código de circulación indio

Y en definitiva, seguir viviendo Bombay, y seguir contándoos de vez en cuando las cosas que todavía nos sorprenden, que afortunadamente, aún son muchas.

Comments are closed.